Cuida tu salud y tendrás un bebé sano

El ácido fólico, tu primer aliado en el embarazo.

Se trata de una forma artificial del folato, una vitamina B, puedes encontrarlos en alimentos como el pan, la pasta, los cereales, los vegetales de hoja verde (acelga), las naranjas, entre otros…

Previene a tu bebé de problemas en el cerebro, columna vertebral o médula espinal, siendo crucial para su desarrollo. Gracias a esta vitamina se pueden evitar también problemas cardíacos o el labio leporino (se trata de una hendidura en el paladar). Ayuda también a la creación de glóbulos rojos, evitando así una posible anemia.

Para evitar estos posibles problemas lo ideal es que la embarazada empiece a tomar el ácido fólico 2 meses antes de la gestación y lo alargue hasta los 3 meses de gestación como mínimo y su recomendación es de aproximadamente 400 microgramos diarios. Los médicos recomiendan que la ingesta de ácido fólico sea por la mañana y en ayunas ya que es el momento en el que tendrá una mejor absorción.

En todo caso, nuestra recomendación es ante todo una dieta sana y que sea su médico quien le recete o no la cantidad necesaria de ácido fólico, personalizándola, ya que cada embarazada y cada embarazo es un mundo.

6 junio, 2018